¿Aumenta algún alimento por sí mismo la estatura infantil?

De pequeño, tuve la manía de beber un vaso de leche en la cena, para complementar el del desayuno. ¿Por qué? Bien simple: estudiaba los huesos en el colegio, el calcio era su material fundamental y, para que creciesen fuertes, la leche era el alimento esencial. Así que, durante varios años, era inherente a la cena: lo que hubiera, postre y de beber, leche.  ¿Puede ser que mi altura sea producto de esta costumbre?

Existe un secreto a voces alrededor de que es la disponibilidad aumentada de lácteos la que ha conseguido hacer crecer progresivamente a la población. Al menos, el segundo hecho es cierto: cada vez, las nuevas generaciones, parecen ser más altas.

¿Qué hay de cierto? Y, más importante, esta costumbre… ¿Fue causal de mi 1.93 metros de altura… o casual?

Continuar leyendo “¿Aumenta algún alimento por sí mismo la estatura infantil?”

De #HermanaDNos y cómo me gustaría ser estudiante en 2017

Me vais a permitir una entrada que no aporte a quien no esté dentro del mundillo de la nutrición y la dietética (una de tantas). Esto que viene es algo que, fundamentalmente, necesitaba decir. Pero, además (y ya que estaba) voy a hacer un poco de política. Continuar leyendo “De #HermanaDNos y cómo me gustaría ser estudiante en 2017”

Del ‘todas’ en nutrición. Con la Comisión Feminista de TOTES

(A raíz de una publicación en una fanpage de un colegio profesional, conversación real; 4 de septiembre de 2015)

A: ¿”LAs compañerAs”?

B: Claro, sois personas (…) además, el 82% de la profesión son mujeres, acostúmbrate

A: Edítalo, que no queda bien

B: Para nada, no lo voy a editar por estilismo. Nunca. Es lo justo

A: Es que hay un chico, por los/las

B: No. Sois personas. Es “las personas”. Y, aún así, la mayoría son mujeres. El genérico no es los/las o lxs. Hay que utilizar lenguaje inclusivo.

A: Aún así me suena raro eh, pero como mejor veas

B: (…) Suena raro porque el lenguaje es machista, pero no voy a hacer una publicación por cómo suena mejor un artículo.

En una profesión como la de Dietista – Nutricionista, donde la feminización es más que evidente con una relación de 4 mujeres por cada hombre, lo que sería de esperar es que no sorprenda denominarnos lAs D – N, sin tapujos. También, que esta cuota se mantuviera en los puestos de responsabilidad o en aquellas personas que tuvieran más visibilidad profesional, bien desde instituciones representativas o desde organizaciones.

Continuar leyendo “Del ‘todas’ en nutrición. Con la Comisión Feminista de TOTES”

A vueltas con el hierro en el Baby Led Weaning (BLW)

Cuando una postura se convierte en mayoritaria, se asume como obvia; cuando aún es minoritaria parece más una excentricidad de un grupo que una posibilidad que atender (o entender) antes de hacer caer el yugo de la obviedad mayoritaria. ¿Suena?

Del mismo genio cientifista que maternizó un lácteo para destetar la lactancia materna (como si hubiera que mejorar lo que ya era óptimo y readaptó como si no hubiera nada adaptado), problamente también naciera una hipótesis tan obvia como errónea: los/las lactantes no tienen dientes, ergo sólo puré-papillas.

Esta opción se hizo mayoritaria, ergo obvia (¿u obvia, ergo mayoritaria?). Y la corriente que reclama desandar ese camino pareció, y parece, una excentricidad que arrinconar. Por suerte, coge fuerza. Aunque no será gracias a las críticas facilonas (aka, cuñadas) que recibe.
Continuar leyendo “A vueltas con el hierro en el Baby Led Weaning (BLW)”

Desperdicio alimentario, ¿qué hay, qué hacer?

Empieza la época del descontrol alimentario por excelencia. Se abre la veda de comidas, sobremesas y cenas, reencuentros endulzados y estrategias dietéticas para salvarse del frío (¡tómate esto que te quita el frío!).

Se hablará mucho de estrategias para evitar que se traduzca en aumento de peso, como cada año y como si eso fuera todo: disminuir la cantidad, variar la composición, limitar(se en) lo espirituoso, etcétera. En resumen, evitar la consecuencia sin tratar la causa subyacente: se hace demasiada comida, no se calcula para cuántos, para quiénes… Y el resultado con bolsas llenas hacia la basura. Continuar leyendo “Desperdicio alimentario, ¿qué hay, qué hacer?”

Prevención: Historia de un fracaso y cómo brindan por una meseta

El lunes se presentaron los datos del Estudio ALADINO 2015, en el marco de la X Convención NAOS (XI Aniversario de la Estrategia NAOS, IX Premios NAOS). Lanzó la noticia Jorge Loyola (¡gracias!).

Como estudio de prevalencia del exceso de peso infantil en España, ALADINO ha conseguido tres cosas: unirnos a las rondas COSI (Childhood Obesity Surveillance Initiative) para que Europa esté al tanto de qué hace España en esta materia, unificar y armonizar criterios para vigilar el desarrollo del exceso de peso infantil y dar datos a un problema asumido, pero confuso (sabíamos que estaba, pero no cuánto estaba).

Continuar leyendo “Prevención: Historia de un fracaso y cómo brindan por una meseta”

De legumbres, educación por su consumo, #CucharasdeSalud y #DMDN

Con motivo del Día Mundial del Dietista – Nutricionista, el Consejo General de Dietistas – Nutricionistas de España y la Fundación Española de Dietistas – Nutricionistas organizan Blogueros con el #DMDN, un calendario de publicaciones que conmemoran este día desde un mes antes con las legumbres como temática central.

Y legumbres porque, para quien no lo sepa, estamos en el año internacional de las legumbres.

No voy a hablar de sus beneficios o características nutricionales, porque ya lo han hecho. No voy a hablar de recetas, porque hoy también publica Raquel Bernácer (Guía rápida para cocinar legumbres (y comerlas) – #CucharasdeSalud) y porque se ha organizado un concurso y se publican a diario. Empezó Luis Aguilar y de mi tocayo recojo el testigo: hablemos de legumbres.

Continuar leyendo “De legumbres, educación por su consumo, #CucharasdeSalud y #DMDN”

El discurso del miedo para defender lo indefendible

Harto. Harto me tienen los comunicados grandilocuentes que intentan esquivar críticas inesquivables. Que rondan la idea general sin reconocer errores o defectos, sin proponer alternativas, que no dan explicaciones y sólo buscan excusarse con (y escudarse en) la idea de que no hay otro modo.

Porque lo peor es ese discurso del miedo. Si no se siguen haciendo las cosas como hasta ahora, si no seguimos dando nuestro sello al producto que nos han pedido, desataremos el Armageddon. Y seguro que esta excusa (re)suena y vuelve a sonar.

Continuar leyendo “El discurso del miedo para defender lo indefendible”

Libres y vulnerables

Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” decía Jesucristo, vía San Juan (Jn 8; 32). Frase más que conocida. Pero, ¿y la que sigue? Menos, ¿verdad? Le responden: “Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?” (Jn 8;33).

Bien, salvando las distancias, ¿que a qué viene? A que la verdad (entendiéndola como realidad o juicio que no se puede negar racionalmente) fomenta libertad en el momento en el que crea conciencia sobre una cuestión, a partir de la que se puede emitir un juicio o tomar una decisión.  Por ejemplo: ¿Esa baya? Es venenosa. Con la información eliges si comerla o no, sabiendo que quizá no sea lo más conveniente porque es venenosa.

¿Y por qué vulnerables en la era de la sobreinformación? Porque de libres tenemos lo que de piernas las piedras.

Continuar leyendo “Libres y vulnerables”

Un año, #SanidadDesnutrida

Permitidme una historia. Un tono diferente para una efeméride necesaria.

Esta es de las pocas veces que despiertas antes de que lo hagas con un tono molesto. Esas ocasiones donde, pese a una boca pastosa y muy pocas horas de sueño, una energía vibrante nace desde el fondo del estómago. Hacía sol sin nubes, pero había mucha más luz; quizá fueron las camisetas blancas o las sonrisas de la gente.

Hace un año despertábamos, nos rebelábamos, nos encontrábamos. Nos manifestábamos. Hace un año salíamos, contra #SanidadDesnutrida y contra nada ni nadie más. Hace un año.

Continuar leyendo “Un año, #SanidadDesnutrida”