Café y cafeína, ¿adicción, tolerancia o realidad?

Lunes después de un puente: el café más cargado del mes en aquellas personas que lo ha disfrutado, para reconectar con fuerza. La bebida que aparentemente consigue que los días largos se aceleren cuando coges la taza caliente. El trago excitante de tomar cuando impera el relax.

¿Los efectos del café disminuyen en el tiempo a igualdad de dosis?, ¿existe la adicción?, ¿hemos convertido el café en la mejor excusa para un reencuentro?,  ¿decir ‘Sin la taza mañanera no soy yo’ es para preocuparse? ¿Cuánto hay de cierto?  Continuar leyendo “Café y cafeína, ¿adicción, tolerancia o realidad?”

Desperdicio alimentario, ¿qué hay, qué hacer?

Empieza la época del descontrol alimentario por excelencia. Se abre la veda de comidas, sobremesas y cenas, reencuentros endulzados y estrategias dietéticas para salvarse del frío (¡tómate esto que te quita el frío!).

Se hablará mucho de estrategias para evitar que se traduzca en aumento de peso, como cada año y como si eso fuera todo: disminuir la cantidad, variar la composición, limitar(se en) lo espirituoso, etcétera. En resumen, evitar la consecuencia sin tratar la causa subyacente: se hace demasiada comida, no se calcula para cuántos, para quiénes… Y el resultado con bolsas llenas hacia la basura. Continuar leyendo “Desperdicio alimentario, ¿qué hay, qué hacer?”

¿El queso es adictivo?

Me declaro fan absoluto del queso. Es probablemente el mejor invento de la humanidad, al lado del café (de cafetera italiana).

Pero, ¿por qué se habló del queso como adictivo? Resulta que con la publicación de este estudio abundaron (unos meses más tarde, todo sea dicho) titulares como Un estudio científico compara la adicción al queso con la adicción a las drogas Cheese really is crack. Study reveals cheese is as addictive as drugs.

Ahora bien. ¿Lo es? Y, ¿por qué? Y… ¿Se puede vivir con este hecho sobre las espaldas? Al lío. Continuar leyendo “¿El queso es adictivo?”

Libres y vulnerables

Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” decía Jesucristo, vía San Juan (Jn 8; 32). Frase más que conocida. Pero, ¿y la que sigue? Menos, ¿verdad? Le responden: “Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?” (Jn 8;33).

Bien, salvando las distancias, ¿que a qué viene? A que la verdad (entendiéndola como realidad o juicio que no se puede negar racionalmente) fomenta libertad en el momento en el que crea conciencia sobre una cuestión, a partir de la que se puede emitir un juicio o tomar una decisión.  Por ejemplo: ¿Esa baya? Es venenosa. Con la información eliges si comerla o no, sabiendo que quizá no sea lo más conveniente porque es venenosa.

¿Y por qué vulnerables en la era de la sobreinformación? Porque de libres tenemos lo que de piernas las piedras.

Continuar leyendo “Libres y vulnerables”

¿Moderaos?, ¡insentatos!

“Comed de todo, con moderación”, “consume con moderación, es tu responsabilidad”, “échate sal con moderación”, “modérate con el tabaco”.

El mensaje de la moderación se ha enraizado de manera brutal en las recomendaciones, como forma de solucionar conflictos de raciones o cantidades. Un mantra impuesto como solución para cualquier persona, para toda la población. Pero, ¿consigue algo o es una bala perdida?

Continuar leyendo “¿Moderaos?, ¡insentatos!”

¿Bebés con obesidad u obesidad con bebés?

A raíz de este artículo en El País me preguntaban: “¿ese bebé está realmente gordo? Está suscitando mucha polémica en mi timeline“. Revisando el artículo y leyéndolo varias veces no veía el por qué de la discusión. Es una crítica y válida, además.

Hasta llegar a los comentarios. Ah, la opinología.

Continuar leyendo “¿Bebés con obesidad u obesidad con bebés?”

Carta abierta a electos y no electos: Ahora que vais a gobernar

Ahora que vais a gobernar, podéis ponerle freno a la peor de las epidemias: la que se sabe, pero no se siente.

La democracia tiene dos obligaciones. La primera es que para que una democracia pueda llamarse como tal son los ciudadanos los que deben construirla. Y de este aspecto nace la segunda obligare: son los ciudadanos los que deben controlar que el gobierno haga las cosas como debe hacerlas.

Previo a las elecciones, aquellas personas interesadas en saber cómo, cuánto y sobre qué se hablaba de nutrición y dietética pudimos disfrutar de una revisión por pares con las entradas de El ComidistaJuan Revenga. Es necesario hablar mucho, pero mucho, de nutrición y dietética, porque ¡cómo está el patio!

Continuar leyendo “Carta abierta a electos y no electos: Ahora que vais a gobernar”

¿Más papistas que el Papa? Pues prende la fumata blanca

Desde hace unos meses sostengo (no es de mi propiedad, lo leí en algún sitio seguro) que es tiempo de radicales.

¿Qué quiere decir radical? Es la persona parditaria de reformas extremas (ojo, también intransigente o tajante, según la RAE, pero como son otros adjetivos utilizo el que sintetiza lo que quiero reflejar). ¿Y por qué es tiempo de radicales? Porque en la dietética y la nutrición se ha estado años bailándole el agua a la Industria Alimentaria, y ya toca desembarazarse de su mensaje y de la podredumbre.

Continuar leyendo “¿Más papistas que el Papa? Pues prende la fumata blanca”

Etiquetan de menos, etiquetamos de más

Desde hace un año, la legislación vigente en cuanto a etiquetado es diferente (Desde el 13 de diciembre de 2014, implementándose el Reglamento (UE) 1169/2011), promoviéndose que sepamos más sobre qué estamos comiendo y mejorando el sistema anterior.

Sin embargo, esta información sigue deficitaria; sí, se nos ha etiquetado de menos. Y, a la vez, nos sobran etiquetas sociales allá donde miremos.  Continuar leyendo “Etiquetan de menos, etiquetamos de más”

“O construimos un futuro para todos o no habrá un futuro aceptable para nadie”

El pasado 16 de octubre se celebró el Día Mundial de la Alimentación, promovido por FAO, y que este año tenía como lema “Protección social y agricultura para romper el ciclo de la pobreza rural“. Aquí tenéis el vídeo en español de la propia FAO.

Desde luego, la frase con la que cierra es brutal y concisa. O construimos un futuro para todos o no habrá un futuro aceptable para nadie. Porque el futuro va a llegar (curiosamente, ayer fue el día más esperado del futuro de los últimos 30 años) y el mundo que hoy es nuestro dejará de serlo, para pertenecer a los que vienen; ¿y cómo quieres que les llegue? Como mínimo, que sea aceptable.

Continuar leyendo ““O construimos un futuro para todos o no habrá un futuro aceptable para nadie””